LA EXPERIENCIA PERFECTA

El Marketing Experiencial puede convertirse, en un futuro no muy lejano, en una parte fundamental de las estrategias de marketing de las empresas  


Cada vez son más las marcas que deciden apostar por un modelo de marketing que involucre de pleno al consumidor. Tal y como sucede con el Marketing Sensorial, el Marketing Experiencial busca nuevos métodos de establecer relaciones entre la empresa y los usuarios.

El concepto de Marketing Experiencial empieza a dar sus primeros pasos a principios de los años 90 en algunos tratados teóricos, donde ya se vislumbra la necesidad de hacer partícipe al consumidor mediante la vinculación emocional.

La idea que predomina en este tipo de marketing se denomina “Customer Experience” o lo que es lo mismo, aquel conjunto de interacciones que se producen entre el cliente y el producto. Se basa en una experiencia personal que implica de manera directa al individuo, a través de sus sentimientos y sensaciones.

Hay un factor clave por el cual cada vez más marcas se embarcan en la promoción de este tipo de marketing: no requiere de grandes inversiones económicas. El Marketing Experiencial se basa más en la capacidad de imaginación e inventiva a la hora de presentar un producto, que en realizar grandes dispendios. De este modo, la estrategia de marca cambia radicalmente.

Las empresas empiezan a centrarse más en esas emociones y sentimientos, en las reacciones de los usuarios, más que en aspectos meramente de consumo. No podemos pasar por el alto que, al fin y al cabo, ese consumo del producto debe ser el objetivo final de cualquier marca que se precie, pero gracias al Marketing Experiencial gana mucho más valor el proceso por el cual el consumidor se hace con ese producto.

Una buena experiencia para un consumidor puede suponer un vínculo muy potente y, de este modo, generar un valor para la marca muy notable. Por este motivo, aquellas empresas que todavía no han empezado a realizar este tipo de acciones, las tienen en cartera como una gran opción de futuro para próximas estrategias. De este modo, se espera que en los próximos 5 años crezca la inversión de muchas marcas en el Marketing Experiencial.

Hoy en día, las nuevas generaciones de consumidores intentan tener los máximos estímulos posibles para que su decisión de compra sea más firme. Las marcas deben provocar a los consumidores sentimientos y experiencias satisfactorias para crear una unión permanente y fructífera.

La evolución del marketing ha ido estrechamente ligada a los nuevos tiempos que vivimos. Hemos pasado de recibir mensajes publicitarios con el único objetivo de la realización de la compra, pasando por testeos y demostraciones donde el cliente podía probar y evaluar dicho producto, hasta el día de hoy, donde se va un paso más allá: el consumidor participa directa y activamente y genera una relación bidireccional con la marca.

A modo de conclusión, hay una serie de breves aspectos que debemos tener siempre en cuenta respecto al Marketing Experiencial.

  • Las campañas deben suponer siempre un claro beneficio para el consumidor.
  • Se basa en las personas y las implica de una forma que les suponga memorable.
  • Busca siempre el éxito a través de tácticas innovadoras y sorprendentes.
  • Existe un diálogo personal entre el profesional del marketing y la audiencia.
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn