LA EMPRESA EVOLUCIONA AL RITMO DE LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

El mundo de la empresa está siempre en constante evolución. Durante los últimos años, y gracias a la aparición de nuevas herramientas tecnológicas, este sector ha sabido adaptarse a las exigencias que marcan los nuevos tiempos. Cada vez es más frecuente ver como todo tipo de empresas se benefician de las ventajas de aprovecharse de las nuevas tecnologías, nuevas técnicas de marketing digital, etc.

En un mundo ágil y cambiante, las tendencias también evolucionan a una gran velocidad. Casi podríamos decir que la empresa tradicional está en extinción. Los nuevos entornos digitales se han convertido en un requerimiento obligado para todas aquellas marcas que quieran seguir en la brecha.

Pero para llegar a un cambio en la empresa, primero debe existir un cambio de mentalidad. No es extraño ver como algunas de ellas se plantean preguntas y se cuestionan si el adaptarse a los nuevos estándares tecnológicos es un riesgo. Debemos tener en cuenta que entra dentro de la normalidad el hecho de que surjan dudas ante los nuevos retos tecnológicos, pero por norma general, el inmovilismo o el ser reticente a evolucionar no suelen ser las mejores opciones.

Pero, en definitiva, es una revolución que tiene como bandera la innovación, la apuesta por la tecnología y un cambio de paradigma del modelo empresarial, por lo que es muy necesaria la rápida adaptación de las empresas a este nuevo contexto.

Dejando de lado las posibles dudas, en general, son más los aspectos positivos que pueden favorecer a las empresas respecto a las nuevas tendencias de marketing digital, que los negativos. Probablemente, el cambio más importante, es la relación entre empresa y cliente, totalmente diferente a como se producía años atrás. ¿Cuál es el principal motivo? Los clientes repercuten directamente en el modelo de negocio y en la manera de actuar de la empresa. Ya sea a través de críticas u opiniones en Redes Sociales, blogs, videoblogs, etc., los usuarios tienen al alcance de su mano, la capacidad para influir directamente en cómo deberían actuar las marcas.

De hecho, las marcas son conocedoras de este “poder” que tienen los consumidores y cada vez son más las que se dejan ayudar por influencers y prescriptores para ganarse una buena reputación y, de este modo, crear una buena identidad en el entorno digital.

¿Qué más objetivos debe perseguir una empresa para su estrategia de digitalización?

  • Desarrollar una correcta presencia on-line. Hoy en día, el posicionamiento web y el tráfico se han convertido en uno de los pilares fundamentales para la empresa digital. Consolidarse en este entorno es sinónimo de consolidar la empresa.
  •  Conseguir ventas. Parece obvio, pero debemos trasladarlo al entorno digital. Eso supone el uso de este entorno digital para la realización de campañas, promociones, lanzamiento y dar a conocer nuevos productos, favorecer la venta on-line u ofrecer un buen servicio al cliente en Redes Sociales.
  • Al hilo de lo que comentábamos respecto a la relación con las personas, es importante el hecho de fidelizar e interactuar con tu comunidad, ya sean clientes, prescriptores, usuarios, etc. Esto generará un mayor engagement y una relación retroactiva en que la empresa debe satisfacer aquellas necesidades propuestas por su comunidad.
FacebookTwitterGoogle+LinkedIn