¿CÓMO APLICAR TÉCNICAS DE NEUROMARKETING DE MANERA EFICAZ?

Hace algunos días os explicábamos los orígenes del neuromarketing y de qué manera se había convertido en una de las técnicas de marketing más utilizadas por un gran número de marcas.

Hoy queremos profundizar un poco más y os queremos mostrar como funciona y cuáles son aquellos aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de aplicar este tipo de técnicas.

Una manera fácil y sencilla de explicar qué objetivo persiguen las marcas con el neuromarketing -y de manera muy general-, sería la de fijar su mensaje en la mente del consumidor. Por decirlo de alguna manera, las marcas deben intentar tomar la delantera a la hora de que su mensaje sea el que prevalece, teniendo en cuenta el gran número de impactos informativos que recibimos a diario.

Si nos centramos en este aspecto, el neuromarketing debe ser la técnica perfecta para intentar alcanzar este objetivo. Y ahora la pregunta es, ¿de qué manera puede ayudar el neuromarketing a las empresas? Aquí os mostramos algunos pasos a seguir.


Optar por mensajes sutiles: es necesario ir acabando con la idea de que los mensajes repetitivos, machacones y claros eran la solución. Por otro lado, ha sido un recurso muy utilizado durante años. Sin embargo, los estudios y los datos con los que trabaja la neurociencia demuestran que mejor no ir por ese camino. Los consumidores reaccionen mejor ante los mensajes sutiles. Este tipo de mensaje se percibe mejor en términos de apreciación de la marca y ayuda, de este modo, a generar recuerdos positivos de la misma.

No subestimar el poder de las emociones: las marcas se están dando cuenta de que las emociones son un activo muy importante; estas tienen un impacto directo en cómo el cerebro recibe la información. Las emociones hacen que el cerebro se despierte y actúe, es decir, un cerebro activo hace que sea más factible que los contenidos se queden grabados en la mente del receptor.

Olores que nos hacen recordar: cada vez es más común el uso de estímulos olfativos dentro de las técnicas de neuromarketing. Además, los olores son un gran potenciador del resto de los sentidos. El olfato permite fijar mucho mejor los recuerdos, puede hacernos volver atrás en el tiempo y hacernos sentir bien, lo que supone un éxito total, ya que puede suponer adquirir el producto.

Evitar lamentaciones: quizás sea una de las técnicas más “radicales” dentro del neuromarketing. ¿Cómo funciona? Estamos ante una técnica llamada FOMO, o lo que es lo mismo, Fear of Missing Out, es decir, miedo a perderse algo. Aplicado al consumo, podrían ser aquellos mensajes que recibimos en los que se nos indica que se puede perder un servicio o dinero cuando nos quedamos sin un producto determinado, especialmente porque el consumidor no soporta que se le pase por alto un producto rebajado y, posteriormente, tener que pagar más por él.


Tal y como veis, las técnicas relacionadas con el neuromarketing tienen mucha miga y puede resultar fascinante ir desgranando todas estas acciones… ¡Y tan solo os hemos ofrecido una pequeña muestra!.

FacebookTwitterGoogle+LinkedIn